Samsung SSD 850 EVO

4.5

Vista superior del Samsung 850 EVO

Review

En Samsung dieron el máximo a la hora de conformar el 850 EVO, mejorando significativamente las prestaciones del 840 EVO. No hay duda de que el esfuerzo ha merecido la pena, pues el SSD analizado en esta reseña se ha convertido en la unidad de almacenamiento interno más popular en la actualidad. Cuando esto sucede, obviamente, no se trata de una casualidad y menos en un mercado tan competido. Su gran aceptación es fruto de unas cualidades, muy bien valoradas por los usuarios.

Se comercializa con los siguientes amplitudes de memoria flash: 250 GB, 500 GB, 1 TB, 2 TB y 4 TB. La disminución del precio de los SSD lo convierte en una opción bastante asequible en sus versiones más pequeñas, aunque no tanto en las de mayor capacidad, que siguen requiriendo un importante desembolso.

Cuenta con una interfaz SATA 6 Gb/s, compatible con los puertos SATA 3 Gb/s y SATA 1,5 Gb/s. Por otra parte, su memoria caché arroja un valor comprendido entre 512 MB y 4,4 GB, según el tamaño del modelo.

La tecnología TurboWrite del 850 EVO le permite alcanzar una velocidad de lectura secuencial de 540 MB/s y una tasa de escritura, igualmente secuencial, de 520 MB/s. Estos son los topes proporcionados por el fabricante en unas condiciones idóneas. En la práctica varían dependiendo del hardware y software empleados.

Las posibilidades de transferencia del dispositivo conllevan un considerable aumento en relación al 840 EVO, a la par que suponen uno de los aspectos donde marca más diferencias con respecto a los tradicionales discos duros. Por eso, constituye una alternativa óptima para alojar el sistema operativo. El incremento en rapidez que aporta se nota, ya de entrada, en la notable reducción de los tiempos de arranque del ordenador.

Samsung SSD 850 EVO

El aparato es muy compacto y dispone de una carcasa de color negro. Todos y cada uno de sus componentes son elaborados directamente por Samsung, sin recurrir a terceros, lo cual es toda una garantía. Su memoria está construida con la tecnología 3D V-NAND y, por tanto, está confeccionada mediante el apilado vertical de 32 capas de celdas. La marca ha mejorado con esta arquitectura la densidad y el rendimiento de sus productos, disminuyendo su consumo.

Su resistencia va progresando según lo hace la capacidad, oscilando entre 75 y 300 terabytes escritos.

La unidad integra modo ahorro y protección contra sobrecalentamiento. Su temperatura de uso va de 0 a 70 °C. Por otro lado, ofrece soporte para los sistemas S.M.A.R.T. (detección de fallos), TRIM (eliminación de bloques), Garbage Collection (recolección de datos no utilizados) y WWN (identificador único).

Entre sus funcionalidades adicionales, figura la encriptación de datos AES de 256 bits. También brinda un software de gestión denominado Magician. Esta aplicación entrega una serie de recursos muy útiles para acrecentar la tasa de transferencia y, en general, destinados a optimizar el rendimiento.

El producto viene sin cables de conexión, solamente acompañado de las instrucciones y de un CD de instalación. Este disco incluye el Samsung Magician y un programa para facilitar la migración del sistema operativo. La garantía suministrada por el fabricante es de 5 años.

Caja del Samsung 850 EVO

Características

  • Dimensiones: 10,0 x 6,9 x 0,7 cm.
  • Peso: 40 g.
  • Tipo: interno.
  • Tecnología: unidad de estado sólido (SSD).
  • Capacidad: 250 GB – 4 TB.
  • Lectura secuencial: 540 MB/s.
  • Escritura secuencial: 520 MB/s.
  • Lectura aleatoria (4KB, QD32): 98.000 IOPS.
  • Escritura aleatoria (4KB, QD32): 90.000 IOPS.
  • Interfaz: SATA III.
  • Factor de forma: 2,5″.

Compatibilidades

Funciona con Windows (10, 8.1, 8 y 7), Mac OS X y Linux. Además, representa una buena elección para aumentar la velocidad en Xbox One, PS3 y PS4.

Opinión final

4,5 estrellas

El Samsung 850 EVO es una opción muy completa y eficiente, a la que no es fácil encontrarle pegas. Ciertamente, su único inconveniente podría proceder de la indicada carencia de accesorios, aunque en este punto sigue la línea habitual de los SSD.

Como ventajas hay que subrayar su velocidad, su calidad constructiva y el gran rendimiento que proporciona. Asimismo, destaca gracias al tamaño de almacenamiento de sus modelos más grandes y por su amplia garantía de 5 años.