Los 5 mejores SSD de Kingston

La principal apuesta de Kingston está en ofrecer unidades de estado sólido a buenos precios. Aunque sus productos suelen tener unas prestaciones básicas, su funcionamiento es realmente eficiente, pues cuentan con la garantía de calidad del prestigioso fabricante estadounidense. En este artículo recogemos sus modelos más interesantes.

Kingston A400

Kingston A400 SSD

Es uno de los SSD más vendidos del mercado. Se trata de una opción muy asequible para mejorar el rendimiento de cualquier disco duro (HDD). El cambio con respecto a un disco convencional se nota mucho en la rapidez del sistema operativo y en un menor consumo, algo no demasiado importante en un PC, pero que en portátiles conlleva un aumento de la duración de la batería.

Está disponible en cuatro capacidades de almacenamiento: 120, 240, 480 y 960 GB. El factor de forma del dispositivo es de 2,5″ y su interfaz SATA III. Desde este terminal sus techos en lectura y escritura secuencial se sitúan en 500 MB/s y 450 MB/s, respectivamente.

¿Por qué elegirlo? Por su inmejorable precio.

Kingston SSD A400 - Disco duro sólido de 240 GB (2.5" SATA 3)
  • Rapidez en el arranque, la carga y la transferencia de archivos
  • Más fiable y resistente que un disco duro

Kingston A1000

Kingston A1000 SSD

El punto fuerte de esta unidad reside en su conector PCIe NVMe, una tecnología que proporciona unas velocidades superiores a las aportadas por SATA. El A1000 es una opción de bajo coste, dentro de las avanzadas interfaces NVMe, por lo que está más limitado en prestaciones que alternativas como el KC1000, del que hablamos más abajo. Brinda una lectura secuencial máxima de 1.500 MB/s y una escritura de 1.000 MB/s. Apenas destaca sobre SATA en tasas aleatorias, con sus 100.000 IOPS de lectura y 120.000 de escritura.

Se comercializa en el formato M.2 característico de PCIe, en unos tamaños de 240, 480 y 960 gigabytes. Su plazo de garantía es de 5 años.

¿Por qué elegirlo? Porque es un NVMe muy económico.

Kingston SA1000M8/240G - Unidad de Estado sólido
  • 20 veces más rápida que un disco duro de 7200 RPM
  • Factor de forma M.2 de 22 x 80

Kingston UV500

Kingston UV500 SSD

Es muy parecido al A400, no sólo por su diseño -que únicamente difiere en el tono de gris de la carcasa-, sino también por sus características. Precisamente, las similitudes con su hermano pequeño le restan mucha cuota de mercado y eso que es un poco más completo. A los cuatro espacios de almacenamiento del A400 le suma una versión de 1,92 TB. Asimismo, su resistencia es algo mayor y lo mismo ocurre con su velocidad, ya que sus topes están en 520 MB/s de lectura y 500 MB/s de escritura. Otro punto a su favor procede de sus 5 años de garantía, por los 3 del A400. Por contra, es más caro.

Presenta una interesante variedad de formatos, pues se vende en 2,5″, M.2 y mSATA. Además, puede comprarse con un kit de actualización.

¿Por qué elegirlo? Por su relación calidad-precio.

Kingston SUV500/240G - Unidad de Disco Duro SSD, 240 GB, SATA3, 2.5"
  • 10 veces más rápidas que los discos duros de 7200 RPM
  • Unidad de autocifrado (SED) AES de 256 bits basado en hardware (SED) y TCG Opal 2.0

Kingston SSDNow V300

Kingston SSDNow V300

Esta unidad SATA va en la línea del A400 y el UV500. Aunque es más lento que ambos a nivel secuencial, 450 MB/s de lectura y escritura, entrega una mayor rapidez aleatoria, 85.000 IOPS de lectura y 55.000 IOPS de escritura. Igualmente les aventaja gracias a la tecnología MLC de su memoria, más eficiente que los chips TLC integrados por las otras dos alternativas.

Suministra tres capacidades distintas para guardar datos, de 120, 240 y 480 GB, todas ellas con un factor de forma de 2,5″. Su garantía cubre un periodo de 3 años y es posible adquirirlo con un pack de instalación, que incluye numerosos accesorios.

¿Por qué elegirlo? Por su completo paquete de instalación.

Kingston SSDNowV300 - Disco Duro Interno de 240 GB (2,5" SATA 3.0)
  • Más rápida: aumenta la velocidad de carga de las aplicaciones y de arranque del sistema
  • Interfaz SATA Rev. 3.0 (6 GB/s) con compatibilidad inversa con SATA Rev 2.0

Kingston KC1000 NVMe

Kingston KC1000 NVMe SSD

Cerramos la lista con el mejor dispositivo de esta recopilación. Este SSD cuenta con una interfaz PCIe, cuyo rendimiento es bastante superior al deparado por el A1000. Proporciona hasta 2.700 MB/s de lectura secuencial y 1.600 MB/s de escritura también secuencial, mientras que sus tasas aleatorias alcanzan los 290.000 IOPS de lectura y los 190.000 de escritura.

Su garantía es de 5 años y está disponible en espacios de almacenamiento de 240, 480 y 960 GB. En su versión de mayor tamaño la resistencia llega a unos notables 1.000 terabytes escritos. En cuanto a su memoria, señalar que es NAND MLC. Para resolver problemas de compatibilidad con la placa base se comercializa, por unos euros más, con una tarjeta adaptadora AIC HHHL. Kingston cuida mucho este tipo de extras.

¿Por qué elegirlo? Porque es el más avanzado de todos.

Kingston KC1000 - SSD NVMe PCIe de 240 GB, Gen2 x4 (M.2 2280)
  • SSD PCIe NVMe de alto rendimiento
  • NVMe: diseñada para SSD; no para productos de almacenamiento antiguos

Última actualización de los precios: 2019-12-08